Pasos para limpiar tus enlaces peligrosos

Tiempo de lectura 4 minutos
¿Te gusta?
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(4 votos, promedio: 4,00 sobre 5)
Loading...
limpieza-enlaces-link-building

Como bien sabes, el SEO ha cambiado mucho en los últimos meses. Nuestros amigos Panda y Penguin han sido causantes del descalabro de muchas páginas que ocupaban primeros puestos en los resultados de búsqueda de Google, bajo la premisa de que estos habían tomado parte en alguna estrategia de link building poco decorosa, utilizando para ello granjas de enlaces o enlazando a sitios de dudosa reputación. Consciente de esta nueva realidad, te preocupa contar con alguno de estos enlaces, dígamosles ilícitos, que pueden poner en peligro tu estrategia de posicionamiento en buscadores, o incluso estar lastrando la trayectoria ascendente de tu site.

limpiar enlaces peligrosos · Link Building

Así, es importante que aprendas a limpiar tus enlaces, y estés seguro de que tu estrategia de link building es totalmente white SEO:

1. ¿Tengo algún aviso de Google?

El primer paso es revisar los avisos que te da el propio Google, mediante su valiosa herramienta Webmaster Tools. Hay especialmente una frase de advertencia cuya sola mención debería hacer saltar todas tus alarmas “innatural inbound links”. Esto implica que estás en el punto de mira, Google ha detectado enlaces de procedencia sospechosa, o alguna práctica de consecución de enlaces poco natural. Ante esta situación, lo más sensato es ahondar en los datos que te dan las herramientas de Google para Webmasters, y analizar los enlaces.

Una vez que hayas seleccionado los “Enlaces a su sitio” te mostrará la relación total de urls que enlazan a tu web, ordenada en función de las webs que más enlaces apuntan a tu web. Si tiene muchos enlaces procedentes de una misma web, tendrás que ponerte manos a la obra, con el fin de reducir esta avalancha de links que proceden de la misma madre.

No olvides comprobar también qué parte de tu página es la que se enlaza principalmente. Si la mayoría de tus enlaces entrantes apuntan directamente a tu home, mal asunto. Una estrategia de link building efectiva y natural debería referenciar las distintas partes de contenido que incluye tu página, no centrarse en únicamente en la página principal.

Siguiendo con el análisis de tus enlaces, también conviene observar el contenido más vinculado. Si estos dominios cuentan con un bajo número de enlaces probablemente pertenezcan a una lista de enlaces, de ésas que popularmente aparecen a pie de página, o los tradicionales blogrolls.

Un apunte a tener en cuenta. Los enlaces que cumplan alguno o todos los requisitos enumerados hasta el momento no implica necesariamente que sean perjudiciales y que los debas eliminar ipso facto. Cuando profundices en el proceso de limpieza observarás que no todos han de ser nocivos para tu SEO, sino que pueden tratarse simplemente de 302, pero eso lo verás tú mismo más adelante.

2. Identificando mis enlaces peligrosos, sucios o raros

En una segunda fase, tras el análisis inicial, conviene proceder a la limpieza propiamente dicha, empezando por identificar los enlaces “sospechosos”. Para ello también te será de gran ayuda Google Webmaster Tools, concretamente sus listas de enlaces. Empezaremos por averiguar quién te enlaza más; gracias a los 2 tipos de informes que proporciona esta práctica herramienta: “Download more sample links” y “Dowonload latets links.” Pasa todos los resultados a una hoja de Excell y combínalos. Recuerda desmarcar “First discovered”, dado que solo está habilitado para uno de los 2 listados resultantes.

A partir de este listado, procede realizar 2 tareas:

Comprobar el funcionamiento de todos los enlaces. Para ello te serán de gran ayuda herramientas como Screaming Frog o Xenu Link Sleuth. Crea una nueva lista con los resultados que tengan entre 200 y 301 códigos de estado, pero no elimines la lista original; te hará falta más adelante. Selecciona también los enlaces nofollow y añádelos a un nuevo listado.

3. Comprobando los enlaces sospechosos

El tercer paso es el de comprobar los enlaces de un modo manual, comenzando por la lista de los enlaces que tenían entre 200 y 301 resultados:

  • Carga la página en el navegador. Si no funciona, toma nota y continúa con el siguiente. Si no carga ningún contenido, pero no da error, verifica el código fuente, para asegurarte de que el enlace no aparece de un modo no visible.
  • Si funciona, registra el código fuente, con el fin de buscar el enlace hacia tu página. Cuando lo encuentres, verifica la idoneidad de seguir manteniéndolo, o márcalo como link no deseado. En el caso de que no esté, toma nota en tu lista.
  • Comprueba si es follow, o no follow. En contra de lo habitual en una estrategia de link building, cuando se trata de estos enlaces “sospechosos”, un nofollow es una bendición.
  • Por defecto, desecha los enlaces que pertenecen a listados de webs, blogrolls, relación de comentarios, ocultos y en definitiva cualquier web que apeste a black hat SEO; seguro que sabes de lo que te hablo.

Si aun así tienes dudas, piensa si el enlace en cuestión realmente debería estar ahí, si tiene relación con la temática de la página, con el contenido al que está vinculado  y si su existencia está plenamente justificada. Al menor atisbo de duda, mejor renunciar a él, dado que podría poner en peligro todo el esfuerzo realizado con tu estrategia.

Es importante que anotes al lado de cada enlace el motivo que te lleva a mantenerlo o querer deshacerte de él, te será útil a la hora de pedir clemencia ante el todopoderoso Google.

Ya está casi todo hecho.

4. Estructurando mis enlaces

El cuarto paso especifica un par de cosas más que debes hacer:

Descargar la lista de todos los dominios y compararla con la que ya tienes. Verás que la nueva lista solo te da la raíz del dominio, no la url completa, por tanto, añádela como una nueva columna a tu hoja de Excel, denominada “dominio base.”

Ahora crea una nueva hoja en el documento de trabajo y copia la lista de enlaces. Selecciona “Datos” – “Texto a columnas” – “Delimitado” y selecciona como delimitador la barra inclinada “/”. Así conseguirás una nueva lista de dominios que, una vez eliminados los duplicados, te darán una nueva fuente de links para analizar. El proceso ya lo sabes, sigue los puntos anteriores y verifícalos.

5. Limpiando mis enlaces “Basura”

El quinto y último paso consiste en hacer la limpieza propiamente dicha. A partir de las listas iniciales, obtendrás datos más que importantes sobre esos enlaces sobre los que Google te advertía gracias a sus herramientas para webmasters. Así, sabrás cuáles han sido eliminados definitivamente, incluso si el dominio existe o también pasó a mejor vida; cuáles son nofollow o fruto de una redirección 302 y también aquellos que, aunque no hayas sido capaz de eliminar, han perdido efecto sobre tu estrategia SEO gracias a “disavow”, la herramienta para desautorizar enlaces, una útil creación de la factoría Google para evitar que los enlaces procedentes de un sitio que ha entrado en la lista negra de Google perjudiquen el SEO de tu web.

IMPORTANTE: Quiero destacar que el uso de disavow links, la herramienta de Google para desautorizar enlaces, es recomendada por Google a capa y espada. En mi opinión esta herramienta no es más que una confesión (Hey Google, soy un tramposo, aquí tienes mis links sucios…), recomiendo intentar quitar todos los enlaces sucios o perjudiciales a mano… y no recurrir a disavow a no ser que no quede más remedio

¿Y tu?, ¿Estas preparado para limpiar tus enlaces sospechosos?

¿Te ha gustado este artículo?
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
(4 votos, promedio: 4,00 sobre 5)
Loading...

POST RELACIONADOS

COMENTARIOS