Cloaking

C

El Cloaking es una de las técnicas Black Hat SEO más utilizadas. Consiste en mostrar diferentes contenidos de una página web, en función de si el que quiere acceder lo hace a través de un ordenador o de un robot, siempre con el objetivo de mejorar el posicionamiento de la web.

¿Cómo afecta el cloaking?

Cada día Google se muestra más exigente con esta técnica, hasta el punto de que en la actualidad a penas se utiliza ya que no cumple en absoluto con las directrices de Google, que inciden en la importancia de realizar SEO de forma natural, ética y con el objetivo de que resulte útil para los usuarios, lo que puede hacernos sufrir una fuerte penalización e incluso ver cómo nos han eliminado nuestra web.

El cloaking incide directamente en el modo de reconocimiento y de indexación de una página web en los diferentes motores de búsqueda. Consiste en una técnica considerada como poco ética, con la que se pretende mostrar a los usuarios que acceden a la web, un contenido diferente al que aprecian los bots. Esto se hace con el objetivo de que la web no sufra penalización por los motores de búsqueda, cuando en realidad están ofreciendo información penalizada por Google, como pornografía, casinos online, etc.

Para ello hay que identificar la página web que queremos mostrar, y lo hacemos mediante técnicas como el reconocimiento de IP o el user agent. Esta técnica está muy penalizada, de ahí a que cada vez sean más los valientes que se atrevan a llevarla a cabo, aunque también hay que reconocer que los resultados que ofrece son muy positivos, por lo que también es entendible que todavía haya SEOs que continúen apostando por ella.

Pero realmente para entender cómo funciona, primero debemos conocer el proceso de reconocimiento y de indexación de los diferentes sitios webs en los motores de búsqueda, que se apoyan en web spiders, o lo que es lo mismo, bots cuyo objetivo es encontrar e indexar sitios. Uno de los más conocidos es Googlebot, que actúa bajo sus dos versiones disponibles: “deepbot y freshbot”.

Deepbot es el encargado de visitar las webs cada día siguiendo cada uno de los links o enlaces internos instalados, mientras que freshbot se encargará de buscar contenido nuevo, mediante la visita a sitios que acostumbran a cambiar su contenido con mucha frecuencia.

¿Cómo se realiza?

Existen diferentes métodos para realizar cloaking, aunque todos ellos se centran en engañar a los buscadores para mejorar el posicionamiento. El más popular es el que ya hemos comentado, que consiste en ofrecer una información diferente dentro de una misma web, en función de quién sea el usuario que trata acceder. Pero hay mucho más.

Uno de ellos consiste en mostrar una serie de contenidos en función de la dirección IP de la cual proviene el visitante. El mostrar cierto contenido en función del tipo de navegador también está considerado como una técnica de cloaking, así como la realización de redirecciones múltiples para tratar de engañar al bot de Google o el envío de una dirección a los internaturas distinta a la original.